Ni siquiera los murciélagos se libran de la crisis y tienen que empezar a buscar trabajos… sin embargo, tampoco habrá quien los salve de la precariedad laboral.