Roberto Ortega

Desde que tuvo edad para gatear, Roberto se movió entre dragones lo que le llevó a desarrollar una particular percepción del mundo que le rodeaba; un mundo que rápidamente empezó a quedarse pequeño. La lectura fue su primer medio de evasión y pronto se decidió a crear sus propias aventuras y realidades lo que le condujo por los caminos de la literatura y los juegos de rol, a los que ha dedicado una gran parte de su vida. Actualmente sigue buscando la magia por cualquier rincón y plasmándola en un papel a la vez que intenta compaginarla con su trabajo, sus videojuegos y sus amigos.

Juan Sánchez

Juan entró como aficionado en este mundillo del cómic a los cinco años, cuando en la consulta de un médico, abrió su primer número de Spiderman. Entre tebeos, libros, cine y juegos de rol, nació la necesidad de contar historias. Dibujante e ilustrador, se considera un verdadero Pintamonas. Para más información podéis consultar su blog

Pablo Rodríguez

Aficionado al dibujo con ínfulas de artista, que se ha quedado en garabateador de monos y ripios. Con todo, ilusión (y moral) no le falta. Compagina su trabajo en Bocabajo con su tira cómica Justiciero Nocturno de la que se está diciendo (en estas líneas, claro…) que era lo que Bob Kane buscaba cuando creó a Batman.

Chema de la Fuente

Nacido en Madrid un día del libro del 87.
Desde pequeño desarrolló el hobby del dibujo, paralelamente, devoraba cómics, más bien como una afición de lectura. Un día cayó en la cuenta de que su afición por dibujar podía combinarse con contar las historias fantásticas que tanto le gustan; como veía en su cómics preferidos, por lo que decidió hacerse dibujante.
De esta manera encauzó su vida al estudio del dibujo cursando estudios en la ESDIP y actualmente en diseño y producción editorial, alternando todo ello con trabajos para editoriales y particulares y, sobre todo, siendo profesor de cómic.

Cesar Palomo

Conocido como “Boni” entre sus amigos (y no por llamarse Bonifacio) es aficionado desde pequeño a los juegos de rol y ávido lector de todo lo que tenga que ver con terror, magia o fantasía. Dedica el tiempo libre a escribir relatos cortos de todo tipo, pues si lo bueno es breve, dos veces bueno.